Menú principal

PDF Print E-mail
There are no translations available.

¿En los alrededores? Uno de los mayores atractivos de Villafranca, lo constituye sin duda, su riqueza natural, al hallarse asentado en la encrucijada de tres tipos de paisajes:

 

Flor de jara
  • La sierra.

Se trata de una zona abrupta correspondiente a las estribaciones meridionales de Sierra Morena. En Villafranca este paisaje ocupa el Norte del término municipal. La heterogeneidad de sus materiales y su vegetación nos llevará desde un olivar sobre suelos rojos, hasta el pinar de repoblación y bosque con matorral mediterráneo que se transformará en dehesa en algunos espacios. Destaca por su alto valor ecológico, cinegético y recreativo.

 

Rio Guadalquivir
  • La vega.

El río Guadalquivir como artería ecológica con dirección Este - Oeste constituye un importante corredor natural para multitud de especies, tanto de flora ( álamos, sauces, tarajes, fresnos, etc ) como de fauna ( anátidas, rálidos, ardeidos, etc ). Dentro de la abundante fauna piscícola podemos destacar la presencia de especies autóctonas como el barbo, la boga, el cacho o la colmenilla y otras introducidas por el hombre como la carpa o el black-bass. Existe un pequeño embalse concebido en su origen para el aprovechamiento hidroeléctico, el embalse de Villafranca, que constituye hoy día una autentica laguna artificial dotada de un cinturón de eneas y carrizos, vegetación palustre que sirve de refugio a aves acuáticas como garzas reales, azulones, fochas, gallinetas y, con un poco de suerte, deleitarnos con la presencia del escaso calamón en el río Guadalquivir. Entre la espesura del bosque en galería podemos encontrar señales y huellas de tejones, ginetas y comadrejas. También, de forma esporádica, puede ser observada la nutría.

 

Campiña en flor
  • La campiña.

Localizada en el sector más meridional del término municipal. Es un paisaje de cerros testigo, amplios valles erosionados y pequeñas lomas. La composición de su suelo la convierten en una zona muy fértil, siendo aprovechada, fundamentalmente, para el cultivo del olivar, trigo y el girasol. Además se pueden encontrar ejemplos muy representativos del típico hábitat rural andaluz: el cortijo. El hecho de que se trate de un paisaje fuertemente humanizado no impide que en sus espacios abiertos se den cita numerosas especies vegetales y animales. Su fauna esteparia cuenta con la presencia de aves como el alcaraván, la avefría, el sisón o la avutarda. La malva, la borraja, la vivorera o la correhuela son ejemplos de la riqueza de su flora. Próximo a Villafranca se encuentra el Parque Natural de la Sierra de CardeñaMontoro, es un espacio protegido desde 1989, constituye el último refugio de los robles melojos y el lince ibérico; además de pasillo natural para los merodeos del lobo en la provincia de Córdoba.

 

Otro gran atractivo con el que cuenta la zona es el Parque Aquasierra que cuenta con numerosas atracciones, entre las que destacan el impresionante Kami-Kaze, el Black-Hole, el Caracol, el Rio Bravo, las pistas blandas y dos ámplias piscinas, una de ellas exclusiva para los más pequeños. Asímismo, el parque cuenta con restaurante, cafetería, merendero, tienda de souvenirs, alquiler de flotadores y hamacas. Dispone de piscina climatizada para la temporada de invierno.

 


Otro aliciente, para los amantes de la velocidad, es el Circuito de Villafranca usted podrá disfrutar del mundo del karting mientras corre con sus amigos, así como mejorar su técnica con los cursos de pilotaje.

El Circuito de Villafranca cuenta con una longitud de 1256 metros, una anchura mínima de 9.30 metros y máxima de 12 metros, la recta más larga desemboca en una pequeña rampa que proporciona al circuito un pequeño desnivel muy interesante. Cuenta con 13 curvas a derechas y 12 a izquierdas. El circuito dispone de 4000 metros cuadrados de paddock y 28 boxes, taller, línea de alfano y semáforo.